Ciclos y Neurastenias en un mundo cruel

Archivo para 24/10/2014

Ciclo de Rock Ibérico (VIII)

 

Octavo bloque del ciclo, con un año 1985 abundantemente productivo y plagado de buenos discos, y un inicio del 1986 que sería de igual cariz.

 

 

 

 

 


Eskorbuto – Ya no Quedan más Cojones, Eskorbuto a las Elecciones [EP] (1986)

[Ciclo de Rock Ibérico]

 

Eskorbuto-YaNoQuedanMasCojones“Ya no quedan más cojones, Eskorbuto a las elecciones, para vivir alegre y contento, Eskorbuto al parlamento”. Pues sí, a finales de 1986 se les ocurre esta idea disparatada, presentarse a las elecciones. El plan original era recoger las firmas necesarias que estimaba la ley para formar Eskorbuto como partido político y así usar los espacios electorales gratuitos que TVE pone a disposición de las formaciones que desean optar al parlamento para promocionar este EP y de paso a sí mismos. Al final no paso de ahí la propuesta.

Dentro del listado de canciones recuperan dos de sus mejores -y también más polémicos- temas, “Escupe a las banderas” y “Maldito país”, que vuelven a grabar para la ocasión. Su inclusión no es oportunismo ya que conjunta bastante bien con la idea que subyace en todos sus temas: cantos contra los políticos como en “Cuando los dinosaurios dominaban la tierra” o contra la ley antiterrorista que ellos mismos sufrieron en sus carnes en “Abajo la ley”. Pero tienen claro que no son los únicos responsables, el aburguesamiento de la juventud por voluntad propia, “Ya no quedan más cojones, Eskorbuto a las elecciones”, o de la misma sociedad que evita que se descarríen sus ovejas, “La sangre, los polvos, los muertos”, también tienen parte de culpa.

Eskorbuto tiene la utópica idea de cambiar el mundo, si no es desde fuera tendrá que ser desde dentro, pero como ellos mismos cantaban “Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra era por la fuerza, ahora es de otra manera”.

Fuente: Roberto Macho en LaFonoteca.net

 

Editado en formato k7 (cassette) en 1986 por Discos Suicidas, el EP estaba acompañado por un fanzine. En 1996, Discos Suicidas lo reeditó en CD, añadiendo los temas del álbum compartido con R.I.P. “Zona Especial Norte”.

 

 

Lista de canciones:

 

01.   «Ya No Quedan Más Cojones, Eskorbuto a las Elecciones» – 4:20

02.   «Escupe a la Bandera» – 1:56

03.   «Cuando los Dinosaurios Dominaban la Tierra» – 2:11

04.   «La Sangre, Los Polvos, Los Muertos» – 4:21

05.   «Maldito País» – 2:00

06.   «Abajo la Ley» – 2:41

Bonus:

07.   «Mi Generación» – 2:23

08.   «Enterrado Vivo» – 2:27

09.   «Mucha Policía, Poca Diversión» – 2:51

10.   «Oh No No No» – 3:32

 

Calidad: 320 Kbps (a 48000 Hz)

 

Gracias al compañero Bizio en el foro hermano Decade.es por los flac que ripeé a mp3 de máxima calidad.


Claustrofobia – El Silencio (1986)

[Ciclo de Rock Ibérico]

 

Claustrofobia-ElSilencioGrupo catalán de new wave y synth-pop formado por Pedro Burruezo (guitarra y voz), María José Peña (teclados), Antoni Baltar (percusión, programación y sintentizador) y Robert Wyatt (voz). Definidos como “la gran esperanza blanca” de la nueva ola barcelonesa (o el neo rock catalán, como prefieran) y pioneros en el mestizaje, Claustrofobia era un grupo capaz de darle un aire de Leonard Cohen a una copla española.

En 1983 su tema ‘Fiesta en la noche’ fue incluido en el recopilatorio “Barcelona, ciudad abierta”, pero no fue hasta 1984 que graban su primer disco para Wilde Rekords, de título “Arrebato”. Su segunda incursión en el mercado discográfico fue con «El Silencio», en 1986, al que le seguiría “Repulsión”, en esta ocasión para Justine Records en el año 1987. Su cuarto trabajo tuvo cambio de discográfica, en esta ocasión Nuevos Medios, con los que editan en 1989 su cuarto larga duración, un disco titulado “Un chien andaluz”.

La carrera discográfica de Claustrofobia terminaría con su quinto y último trabajo, “Encadenados” en 1992, aunque aún posteriormente editaron un recopilatorio que llevó por título “Les tresors 1982-1999”. En 2006, Discos de Paseo al alimón con Los Discos del Arrabal, publican un trabajo recopilatorio consistente en un doble Cd titulado “Fiesta en la noche. Grabaciones y Conciertos 1982-1984”.

“Madame de Penable era una mujer pelirroja, de piel blanca y más bien rechoncha que parecía una especialista en conocer a todo personaje influyente de cada país. (…) Nunca supieron quién era el Monsieur de Penable, si es que lo había. Nunca supieron si vivía de una pensión alimenticia o de una renta familiar. (…) Era una mujer agradable, y muy inteligente. Hablaba de ella misma constantemente y nunca revelaba nada sobre ella misma”.

Así introdujo el escritor Sinclair Lewis al veleidoso personaje Renée de Penable en su novela “Dodsworth”, publicada en 1929. El matrimonio protagonista, una pareja norteamericana atrapada en una relación descompuesta, se embarca en un viaje por Europa por insistencia de la mujer, obsesionada con el hecho de adentrarse en la mediana edad y sentir que su vida de casada es irremediablemente aburrida. En Europa busca sentirse realizada dándose a conocer a la alta alcurnia de cada ciudad por la que pasan y pretendiendo ser aceptada. El contraste entre su fascinación y sometimiento a la alta sociedad y el escepticismo y la repugnancia que muestra Sam Dodsworth ante tal despliegue de frivolidad aumenta conforme avanza el viaje, y muy particularmente cuando la señora Dodsworth empieza a verse a menudo con Madame de Penable y su séquito durante su estancia en París.

De la misma manera que no hay dos Madame Bovary, no hay rastro de una segunda Madame de Penable, por eso me inquieta la nota entre paréntesis que aparece en la edición original del disco “El Silencio” (1986), de Claustrofobia, debajo del título de la canción ‘Encadenadas’: “Historia de Madame de Penable y su hija”. Me pregunto si Pedro Burruezo (voz, guitarra, piano, armónica) asoció intencionadamente el nombre de un personaje sin sentimientos ni profundidad alguna al discurso infectado de amor extremadamente tierno de la canción, o si se imaginó a la Renée de Penable íntima que todo el mundo desconocía, antagónica a la que pavoneaba en las fiestas, y le dibujó a una hija (llamada Ariadna en la canción) sobre la que derramar todos sus buenos sentimientos.

Los paréntesis revelan mucho en la funda de ese disco de Claustrofobia; bajo el título del disco en la contraportada escriben: “Música para noches de lujo y soledad”. La versión original de ‘Encadenadas’, en la convulsa voz de Burruezo a pesar de estar escrita desde la perspectiva de Penable, suena noctámbula y solitaria, pero es en la recreación que registraron para que formara parte de la antología “Les Tresors 1982-1999” (1999) donde el cuerpo de la canción gana en sensibilidad. El original tiene una crudeza casi reminiscente de una grabación casera y la interpretación puede dar un escalofrío al plasmar esa valiosa intimidad, pero en la revisión posterior (titulada ‘Solas las Dos’) se consigue una belleza trémula y resplandeciente. Como bien indica otro paréntesis al lado del título, se trata de una recreación de la primera grabación, no una versión que modifique ni un ápice su intención primaria. Escuchamos el mismo patrón de armónica soplada por la brisa y de piano alejado en los cielos, de guitarra española romántica como una mandolina y de teclado dócil tocado en la niebla de un sueño.

La diferencia la marca, eso sí, la decisión de dejar que sea María José Peña (voz, sintetizador, percusión) quien hable por la supuesta Penable. “Solas las dos, sintiendo esa extraña sensación / las sábanas son blancas en este cielo azul de amor / eres como un espejismo entre tanta mediocridad / no te vayas esta noche, nadie turbará tu paz”. Es una madre que encuentra en la figura de su hija el único lugar en el que puede ver un atisbo de felicidad y por ello le declara un amor incondicional e inflamado, tanto que se expone quedando en una posición de vulnerabilidad absoluta. “Yo cruzaré las tempestades por ti, oh mi Ariadna / yo seré una nueva luna que brille por ti / solas las dos”. Quizás persiga Penable algo imposible; sus rendidas palabras encierran cierta obsesión por su hija, un aferramiento que ella debe intuir utópico: para ella es todo lo que le queda y no quiere compartirla, pero la joven Ariadna aún tiene toda la vida por delante.

María José aporta a ‘Solas las Dos’ algo preciado y parecido a lo que aportó Maureen Tucker cuando cantó ‘After Hours’ de The Velvet Underground. De una irrefutable inseguridad vocal se extrae una emoción, inocente y pura, que no podría contribuir otro intérprete. Me recuerda a la versión de ‘Más Dura Será la Caída’ (Gabinete Caligari) que grabaron La Buena Vida con Fangoria para su club de fans, enfundada en un fotograma de Bibi Andersson y Liv Ullmann en Persona de Ingmar Bergman. Allí, Irantzu Valencia y Alaska se decían “Quiero que siempre vayas a mi vera / para podernos contemplar / y quiero que olvides que / más dura será la caída de las dos”. ‘Solas las Dos’ parece su reverso delicado y sin sorna.

Fuente: NuevaOla80 / Estanis en PicaduradeAbeja.blogspot.com

 

Lista de canciones:

(Todos los temas de Pedro Burruezo)

  1. «Ya No Quieres Ser un Héroe» – 4:34
  2. «La Princesita Feliz» – 4:34
  3. «El Final de la Era Industrial» – 3:37
  4. «Lluvia Dorada en tu Boca» – 5:10
  5. «Encadenadas» – 3:18
  6. «Mi Primorosa Geisha» – 3:31
  7. «Rito Gitano» – 4:37
  8. «Musa d’Amor i de Mort» – 4:55
  9. «El Sudor de las Minas» – 4:58
  10. «El Silencio» – 1:08

Calidad: 160 Kbps

 

Gracias a sangrespañola.wordpress.com por este archivo.