Ciclos y Neurastenias en un mundo cruel

M.C.D. – Bilboko Gaztetxean (1987)


 

[Ciclo de Rock Ibérico]

 

MCD-BilbokoGaztetxeanCorre el final de los 70 y los reflujos del punk inglés, con unos Sex Pistols a punto ya de disolverse, llegan hasta el mismo Bilbao. Inspirados por ellos, por los Ramones, los Stooges, y sobre todo por los MC5, Niko Vázquez y Rockan Corral, colegas asiduos de los bares y garitos del casco viejo (Barrenkalle) de Bilbao, andan buscando la manera de estabilizar de una vez por todas la banda que han empezado a montar entre familiares y amigos. Tras un sinfín de combinaciones diferentes en la formación y de una larga lista de baterías, el debut se produce en un concurso celebrado en la sala Tope en 1981, con Niko al bajo, Bronkoki (primo de Rockan, que está cumpliendo su servicio militar) a la voz, Bernar Vázquez (hermano de Niko y Karmelo) cubriendo la falta de un batería fijo y Rafa Ruffus Fuck-Off (contactado por anuncio en la revista Star) a la guitarra. Sobre la actuación con la que inciaron su andadura, Niko respondía en una entrevista: “Fue un exitazo y el principio de más de veinte años de historia”.

A todo esto, el nombre de la banda, elegido por causalidad entre Rafa y el propio Niko, “buscando el taco más usado en el idioma castellano” es M.C.D., acrónimos de “Me Cago en Dios”. La utilización de siglas en los nombres de bandas punk no era nueva. Ejemplos ilustres dentro del género en el panorama internacional son G.B.H., D.O.A., los propios MC5, o los M.D.C., de nombre bien parecido a los bilbaínos. Dentro de la escena estatal no faltan tampoco casos parecidos: A.H.V. (por Altos Hornos de Vizcaya), Radikal H.C. (por Radikal Hardcore), S.A. (por Soziedad Alkoholika) o R.I.P.

Aparte de en la elección de tan impactante nombre, la participación del guitarra Rafa Ruffus Fuck-Off resultó, de acuerdo con la narración de Karmelo, crucial en los albores de la banda. Hasta que Rockan se reincorpora tras su servicio militar para convertirse en el cantante de la formación (una vez que Brokonki marcha a Suiza tras casarse), es él el que prepara, junto con Niko, la mayor parte de las composiciones que formaban el primer repertorio de M.C.D. Finalmente se decidió prescindir de sus servicios; decisión que se toma en vísperas de la actuación programada de la banda para los carnavales de Bilbao. Ante la urgencia, Loles (Vulpess), hermana de Niko, Bernar y Karmelo, les echa una mano, y participa de los ensayos que M.C.D. se puede permitir en los pocos días que tiene para preparar el concierto. La actuación finalmente iba a ser sonada, ya que a raíz de las protestas que las asociaciones de vecinos transmitieron a las autoridades una vez que terminaron los festejos, el grupo se ganó el veto para volver a tocar en la ciudad por dos años.

MCD-BilbokoGaztetxean2Para cubrir la nueva baja, se convence a Virgilio Beneitez, para que al menos ayude con la guitarra en un par de conciertos y para la grabación de una maqueta que recoge composiciones que el grupo tenía casi desde su formación. La maqueta, titulada “Empezamos un 23-F” (1985), se grabó el 23 de febrero de 1985 en directo en los estudios Pan Pot de Bilbao y consiguió una distribución espectacular entre sus incondicionales. Recientemente se ha reeditado en versión remasterizada en vinilo y CD “Empezamos un 23-F” (DDT Banaketak, 2009). Pero cumplidos los compromisos, M.C.D. vuelve a quedarse sin guitarrista. Es, mediante un anuncio, que Joakin González, que en aquella época tocaba con un grupo llamado Solución Relativa, termina por unirse a ellos. En la prueba a la que le someten para evaluar sus capacidades, dejó alucinados a Niko y Rockan, ya que conocía los temas de M.C.D. incluso mejor que ellos.

Con esta formación, el grupo graba tres temas: “No hay libertad de expresión”, “No más punkies muertos” y “Squaters”, con los que contribuirá al disco compartido “Condenados a Luchar” (Discos Suicidas, 1986) con Danba, Bap!!, Ultimatum, Porkeria T y Zer Bizio?. Este trabajo, presentado con una foto de portada en la que aparecía un par de botas militares, no es recordado con ningún cariño por M.C.D. El sello discográfico estima que el tempo de los cortes de la banda no eran lo suficientemente rápidos para una banda punk, y en una decisión discutida por el grupo, decide acelerarlos, desnaturalizando la voz de Rockan, batería etc…

Resulta curioso que la banda ha sufrido siempre de cierta incomprensión por parte de colectivos diversos: resultaban demasiado rockers (por el look de Rockan y Rafa Ruffus Fuck-Off) e incluso poco auténticos (les llegaron a criticar por lo sólido de los fundamentos técnicos del que era por entonces su batería Bernar) para los punks, demasiado punks y políticos para los rockers, y sin embargo demasiado macarras para los abertzales. De hecho, la banda nunca se integró en la corriente ideológica nacionalista que articuló (o al menos lo intentó) mucha de la escena musical vasca de los 80.

MCD-BilbokoGaztetxean3Tampoco quedan del todo satisfechos con el resultado de la grabación del que sería su primer larga duración, el «Bilboko Gaztetxean» (Discos Suicidas, 1987), con producción de Iñaki Bilbao (Pan Pot). Un disco que registró la actuación en directo, durante dos sesiones en enero de 1987, en el ya desaparecido Gaztetxe de Bilbo. El sonido de la grabación no resultó todo lo bueno que se esperaba, y hubo temas que no pudieron incluirse. Además, los estudios en los que se trabajaba con las pistas grabadas, el Pan Pot de Inaki G. Bilbao, sufrieron una inundación que obligó a regrabar voces y guitarras en algunas ocasiones. A pesar de la autocrítica de la que hace gala el grupo, el disco contiene algunos de los temas que se convertirán en auténticos clásicos de M.C.D. Petardazos contra la falta de libertad individual y de expresión, contra militares, policías y estrofas para incluir en toda guía turística de su ciudad que se precie (“Bilbao, mierda y rock and roll”). La foto de contraportada además, quedará como un auténtico icono de la banda.

Portada con caricatura (sonrisa macabra incluida) de la estatua situada en la bilbaína Plaza Circular de Don Diego López de Haro, señor de Vizcaya con la carta fundacional de la villa en la mano. La contraportada, presidida a su vez por fotografía impagable del grupo en directo, realizada por José Arsilio García, con Rockan aferrado al micro y piernas abiertas en compás, ante un público en el que destacan crestas mohicanas de los punkies de primera fila. Documento gráfico de primera de cualquier guía sobre el rock de la época en el País Vasco. Aunque el diseño de la portada y contraportada se asigna en la información de la carpeta del vinilo al grupo, en la hoja con las letras de las canciones aparece el nombre de Niko como responsable de los dibujos que acompañan a cada una de ellas. Su habilidad en lo que se refiere a estas cuestiones gráficas le convertirá, años después, en responsable de los diseños de trabajos de otras bandas, como La Polla Records.

El disco empieza con uno de los temas más representativos de M.C.D.: “No más punkies muertos”. Con un riff remolón de comienzo que avanza amenazador, y el público entregado de entrada coreando el estribillo, la canción consigue pronto un ritmo arrebatador. Difícil no rendirse a ella, a la nostalgia por tiempos mejores para las bandas de punks. Como ya se preguntaban los Slaughter and the Dogs en el 1979, “Where have all the bootboys gone”.

MCD-BilbokoGaztetxean4“Puta cerda” le da duro a lo camaleónico de los que tratan de adaptarse a la moda imperante. A imposturas de este tipo ya habían cantado La Polla Records, cuando se metían con los “punkies de postal” (“Muy punk”) o Altos Hornos de Vizcaya cuando compusieron “La danza del camaleón”. A M.C.D. sin embargo, el hacer tan explícitos sus insultos al sector femenino de la fauna que se disfraza, les valió la protesta de un grupo de chicas de la Asamblea Feminista, que acusándoles de machistas, amenazaron con reventarles un concierto en el gaztetxe de Bilbao, si tocaban ese tema. En lo que parecía un gesto de cesión el grupo la tocó cambiando el estribillo por “Puto cerdo”. Eso sí, una vez terminada, volvieron a la carga con la versión original.

Es un disco cargado de crítica social, contestataria y de revuelta contra nuestro día a día. Quizás sea el disco de M.C.D. en el que el grupo se centra en este tipo de cuestiones, dejando a un lado la vertiente más festiva, callejera y de canto al cerveceo de bares presente en otros trabajos. Así “Ruido de sables”, “Pánico en las calles” (que termina raspando por sus guitarras chirriantes) y “Terrorista”, constituyen una auténtica batería en contra de militares, guardia civil y policías nacionales. La última, de las más directas y logradas, se encarga precisamente de abrir la segunda cara del disco.

“Violencia macarra”, “35 millones de borregos” y “Squatters”, el himno a favor de la ocupación, se encargan de la parte más social, la de la calle; “M.C.D.” no es una autodedicatoria como se hiciera por ejemplo Cicatriz, sino una excusa para dar rienda suelta al anticlericalismo de la banda a ritmo de guitarras sucias. “Bilbao, mierda, Rock and Roll” es el canto bastardo, punk a mil por hora a su ciudad del alma. El único tema en euskera, “Popatik Hartzera”, es el punto de política exterior, para mandar, en castellano y hablando en plata, “a tomar por culo” a los dos bloques internacionales de la época de la guerra fría.

Finalmente “No hay libertad de expresión” es una versión del “Stepping stone”, no de Sex Pistols, como anuncia Rockan en la grabación, sino de The Monkees como se especifica en la información del interior del disco. Aunque está claro que lo que realmente inspiró a M.C.D. fue el cómo la tocaba la mítica banda punk inglesa.

MCD-BilbokoGaztetxean5Aunque Joakin aparece como autor de la música de “Pánico en las calles”, Rokan y Niko se reparten la composición de letras y/o música del resto de composiciones. Finalmente, en el capítulo de agradecimientos, recuerdo para los hermanos Karmelo Maclaren, Loles (por su tarea de afina guitarras) e incluso Bernardo, que aunque aparece como batería, se le reconoce la ayuda con dicho instrumento. De hecho, hay mención al que era entonces, nuevo en ese puesto, Jimmy. Otro colega que había ayudado, Virgi, también aparece como arreglista. Y como grupos amigos, RIP y Cicatriz, casi nada.

Un disco enorme. Clave para hacerse una idea de aquellos maravillosos años.

Fuente: TGL en LaFonoteca.net

 

 

Lista de canciones:

 

  1. «No Más Punkies Muertos» (Rokan) – 4:09
  2. «Puta Cerda» (Niko) – 1:56
  3. «Violencia Macarra» (Rokan) – 3:34
  4. «Ruido de Sables» (Niko/Rokan) – 3:31
  5. «Pánico en las Calles» (Joaquín/Rokan) – 3:34
  6. «Bilbao, Mierda, Rock’N’Roll» (Niko) – 1:48
  7. «Terrorista» (Niko/Rokan) – 2:38
  8. «35 Millones de Borregos» (Niko) – 3:05
  9. «No Hay Libertad de Expresión» (The Monkees, Niko) – 3:07
  10. «Squatters» (Niko) – 3:37
  11. «Popatik Hartzera» (Niko) – 2:55
  12. «M.C.D.» (Niko) – 2:04

Calidad: 160 Kbps

 

Gracias al blog Sobredosis de Punk Rock por este archivo.

 

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Enlace DD:

    http://www.mediafire.com/download/dwsh7hjthub5ess/MCD%E2%80%93BILBO.87.Zonde.rar

    Me gusta

    30/07/2015 en 15:50

  2. Pingback: Ciclo de Rock Ibérico (XI) | Ciclotimia Zondica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s