Ciclos y Neurastenias en un mundo cruel

Joaquín Sabina – Hotel, Dulce Hotel (1987)


 

[Ciclo de Rock Ibérico]

 

Sabina-HotelDulceHotelTras el parón de un disco en directo, Joaquín Sabina se separa de la banda Viceversa y sigue con su carrera en solitario firmando los discos únicamente con su nombre. De la banda sólo sigue con el jienense el guitarrista Pancho Varona, que hasta ahora siguen siendo inseparables.
 
Tenemos entre manos un disco auténtico, real. Sabina se convierte en un fedatario público de los sentimientos colectivos. Nos guiña el ojo, casi diciéndonos que es uno de nosotros. Si bien tiene algún altibajo, no es menos cierto que los aciertos son muchos, y grandes.
 
Arranca melancólica y afligida “Así estoy yo sin ti”, canción de gran tradición sabinera, con trazo grueso pero preciso el jienense nos retrata cuando el amor se ha acabado y no tenemos a esa persona con nosotros; y digo que nos retrata porque somos todos iguales: “Amargo como el vino del exiliado / como el domingo del jubilado / como una boda por lo civil / macabro como el vientre de los misiles / como un pájaro en un desfile / así estoy yo sin ti”.
 
Le sigue el enorme hit “Pacto entre caballeros”, que recrea a ritmo de rock una historia supuestamente cierta (o al menos la cuenta Sabina como tal), cuando el cantante es asaltado en plena calle y es reconocido por uno de sus asaltantes; seguidamente se fueron los cuatro de juerga para terminar la velada, Sabina prometiéndoles una canción. Si bien ha sido tomada durante mucho tiempo por cierta, el propio cantante ha jugado mucho al despiste con el asunto, confirmando y desmintiendo la historia repetidas veces.
 
De la mano de un clarinete de vodevil entra en escena “Que se llama Soledad”, otra canción de corte intimista en la que expresa la angustia reflejada en los versos que se le escriben a la persona amada: “Algunas veces vivo / y otras veces mi vida se me va con lo que escribo / algunas veces busco un adjetivo / inspirado y posesivo / que te arañe el corazón”.
 
Tras una brutal tríada de canciones el disco se vuelve puntilloso; entra “Besos de Judas” otro tema de relaciones complicadas y adictivas con un sintetizador que descoloca un poco el tema, la ácida “Oiga doctor” donde medio en serio, medio en broma, se trata el tema de la adicción a la depresión de la sociedad moderna, la necesidad del artista de sentirse mal para crear y de la realidad que vive la persona adinerada que supuestamente necesita sentirse rebelde y sentirse mal para trabajar.
 
“Con ella descubrí que hay amores eternos / que duran lo que dura un corto invierno”. Con este verso cierra Sabina el siguiente corte del disco “Amores eternos”, aunque ciertamente es una canción algo extraña; muy aderezada de percusiones latinas y xilófonos, rompiendo con la tónica general, hasta ahora entre la melancolía y el rock and roll al que ya Sabina se ha abonado casi definitivamente.
 
Sabina-HotelDulceHotel-2A ese mismo rock and roll precisamente recurre Sabina para retratar de nuevo una situación mil veces vivida por muchos; pero mejor transcribo directamente los primeros versos: “Mira Mónica, ya estoy harto de tu maldita indecisión / vivo al borde del infarto / martes sí, miércoles no / jueves quién sabe; / por ti quemé mis naves y algo más / malvendí mi alma a Satanás / a cambio de la llave de tu intimidad”. Inapelable, una canción que sigue reservando claves y sorpresas en su mensaje, convirtiéndose para muchos en un cronista de la realidad de las relaciones humanas.
 
Relaciones y situaciones que precisamente satiriza con maestría el artista en “Cuernos”, donde aconseja qué tipo de amantes conviene elegir y a cuáles conviene evitar; hablando siempre de acostarse con mujeres casadas, claro está. En una vuelta curiosa a la tortilla pero comiéndonos aún esa misma tortilla tenemos la canción que cierra el disco “Hotel, dulce hotel”, que narra las rutinas de los encuentros furtivos de los que tienen una aventura para salir precisamente de la dinámica de la rutina (valga la redundancia).
 
«Hotel, Dulce Hotel» (Ariola, 1987) es un disco que es un puñado de realidades, de vivencias, de fotografías de los bienes y miserias de nuestra época. Y digo de nuestra época aunque el disco sea de 1987. Efectivamente, ese es otro tanto que se apunta el bueno de Joaquín.

Fuente: Guillermo Malagamba Triana en LaFonoteca.net / Zonde

 

Lista de canciones:

  1. «Así Estoy Yo sin Ti» – 5:06
  2. «Pacto entre Caballeros» – 4:04
  3. «Que se Llama Soledad» – 4:58
  4. «Besos de Judas» – 4:05
  5. «Oiga, Doctor» – 3:20
  6. «Amores Eternos» – 3:55
  7. «Mónica» – 4:02
  8. «Cuernos» – 3:56
  9. «Hotel, Dulce Hotel» – 4:25

Calidad: 320 Kbps

 


 

Anuncios

3 comentarios

  1. Pingback: Ciclo de Rock Ibérico (XII) | Ciclotimia Zondica

  2. Arousaman -

    Qué bueno recordar a Sabina y su “Pacto Entre Caballeros”. Gracias, Zonde.

    Le gusta a 1 persona

    03/05/2017 en 19:04

  3. Archivo eliminado tras 30 descargas con tan solo un comentario (gracias Arousa).

    Me gusta

    14/05/2017 en 20:57

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s